Saltar al contenido

Ansó

El tiempo en Ansó

 
La villa de Ansó está a 860 m de altitud en un cruce de caminos y a la izquierda del río Veral. Las casas del pueblo conservan la arquitectura tradicional pirenaica, con sus adinteladas puertas, ventanas y sus características chimeneas.

En Ansó sobresale la iglesia parroquial de San Pedro del siglo XVI con su robusta mole geométrica. En la parroquia se encuentra el Museo etnologico y de arte sacro. En agosto celebran la fiesta de la Exaltación del traje ansotano, el último domingo.

Aquí se conserva la tradición del traje típico. Hay un Museo del Traje en el Ayuntamiento y en agosto todos los años se celebra la fiesta de exaltación para que cada paisano pueda lucir las mejores galas luciéndolas por las calles del pueblo, pudiendo descubrir los trajes que no se ven en todo el año.

La mayor parte de la arquitectura en la construcción de sus casas, está hecha de piedra, y como en Hecho, pueblo vecino, sus pequeñas ventanas para que no pase el frío, y grandes chimeneas.

La Parroquia antes mencionada presenta una concepción defensiva, con saeteras y matacán; ejemplo común de gótico aragonés. Eso interior cuenta con un monumental Retablo de San Pedro, de estilo Barroco de finales del siglo XVII.

En los valles de Ansó y Echo como en la mayor parte de los valles del Pirineo, son típicas las grandes chimeneas, dónde bajo sus campanas se reunía la familia para cenar.
En muchas de ellas aún hay coronados amuletos popularmente llamados espantabrujas, provienen de aquellas épocas en que las supersticiones estaban muy arraigadas. Si vienes de turista o estás haciendo turismo por esta zona podrás observarlos en muchas de las casas pirenaicas.

Al norte de Ansó están los bosques que cubren los montes con su manto de abetos, pinos silvestres y hayas.
De vez en cuando hay avistamiéntos de osos que rondan a caballo del Pirineo entre esta vertiente y la vertiente francesa.

Algo que hay que visitar Zuriza, se encuentra en la confluencia de dos barrancos, el Petrechema y el Petraficha.

En el fondo del valle se alzan las montañas más elevadas de Ansó, algunas de ellas como la Mesa de los Tres Reyes con 2438 metros y en donde se unen los límites de Francia Navarra y Aragón.

Aquí es posible organizar excursiones montañeras, siguiendo el camino del collado de Petrechema con 2100 metros. Desde aquí se puede observar el pico que lleva su mismo nombre y de dónde se aprecian las verticales y más agujas de Ansabere, zona de auténtico reto para los escaladores.

 

Ansó en vídeo:

 

 

error: Contenido Protegido !