Saltar al contenido

Boltaña

El tiempo en Boltaña

 
Boltaña comparte la capitalidad de la comarca con Aínsa. Abundantes restos hispanorromanos indican un origen de la villa próximo al cambio de era, aunque es en la Edad Media cuándo Boltaña se estructura.

Pasada la dominación musulmana, comienza la construcción del castillo (siglo XI), en lo alto del cerro.
Posee recinto amurallado, una torre hexagonal y una puerta que recuerda el modelo seguido en el Castillo de Loarre. En la actualidad está en ruinas. Se dice que entre sus muros se reunían en épocas pasadas las brujas del Sobrarbe.

La parroquia, antigua colegiata del siglo XVI, conserva en su interior la sillería del coro del monasterio de San Victorian y una talla de Pedro de la Guardia del siglo XVI. El edificio es gótico aragonés.
En torno a la iglesia se desparrama la parte más antigua del pueblo. Son bellas calles en las que de cuando en cuando surgen inmuebles de la misma época que la parroquial, como la casa de Juan de la Corte.

La carretera paralela al río Ara remonta sus aguas bravas. A poco se pasa por el desfiladero de Jánovas. En este lugar existió y quién sabe si todavía existe el proyecto de construir una presa. Esa amenaza provoco el abandono de numerosos pueblos de la llamada Ribera de Fiscal.

Desde Lavelilla sale una pista que lleva hasta el mismísimo Cañón de Añisclo. En Ligüerre de Ara funcionaron hasta la década de los años 50 magníficos telares cuya obra era de fabricación reputada.

error: Contenido Protegido !