Saltar al contenido

Comarca del Bajo Cinca

El Bajo Cinca es la comarca más meridional de la provincia de Huesca y la forman 11 municipios, uno de ellos pertenece a la provincia de Zaragoza.

Está comarca tiene gran dinamismo y empuje con vínculos económicos con la vecina Lérida. La mitad de los habitantes de esta comarca residen en Fraga. Unos pocos municipios rebasan los 1000 habitantes.

La fruticultura y la ganadería es fundamental junto algunas industrias y el sector servicios.
El río que le da nombre a esta comarca es el cinca y la mayor parte de las poblaciones se asientan en sus orillas. También hay ríos que discurren por este territorio con pocos kilómetros como el Alcanadre, Segre o Ebro.

La comarca del Bajo Cinca es tierra de contrastes podemos ver desde huertas feraces a bosques de ribera, de zonas de pinares a abruptas ripas, o de campos de cultivos a desoladas estepas.

En el Bajo Cinca podremos admirar parajes naturales como Serreta negra, Montnegre, Las ripas de Ballobar, La ribera del Cinca o del Alcanadre, el embalse de Mequinenza o la sierra de Ontiñena. También las huellas de diferentes culturas y periodos históricos, de la prehistoria y Edad Antigua encontramos múltiples yacimientos arqueológicos y el poblado romano de VillaFortunatus (uno de los más importantes de Aragón en este periodo).

Del medievo, ermitas románicas como Santa Maria de Chalamera, declarada Monumento Histórico Nacional; ermitas de transición del románico al gótico, como la de San Valero de Velilla; iglesias parroquiales como las de Ontiñena, Ballobar o Candasnos; torres medievales como el Pilaret o la Torre del’s Fraris, ambas cercanas a Fraga; castillos como el de Mequinenza; murallas en Zaidín; puentes medievales como el de Ballobar sobre el Alcanadre.

De la Edad Moderna es el Palacio Montcada de Fraga o las iglesias de Osso, Torrente, Zaidín, Belver.
Otros puntos de interés para el turista son la balsa Buena de Candasnos; los eremitorios de San Gregorio en Ontiñena o San Salvador en Torrente, o lugares emblemáticos como la Ermita de San Juan en Ballobar.

En esta comarca pequeños pueblos con encanto cómo Almudafar o Miralsot; fincas o explotaciones agropecuarias con solera: Monte Julia, Monte Valonga o San Miguel y despoblados cómo Cardiel. En el embalse de Mequinenza podemos disfrutar de la pesca y de los deportes náuticos o admirar diferentes especies de aves.

La suculenta y deliciosa gastronomía de esta zona ha propiciado productos de la comarca muy conocidos fuera de ella. Frutas, higos de Fraga, o el melocotón de la comarca con sus derivados; melocotón con vino denominado Mullarero en Vi; melocotón en almíbar y orejones; y en repostería los típicos “Cocs”. Vinos de Valonga San Miguel o Monte Julia también están consolidados en el mercado.

Otros atractivos pueden ser la artesanía popular (tradición alfarera de Fraga), las fiestas y tradiciones de los pueblos de la comarca y especialmente el carácter abierto y acogedor de sus gentes.

error: Contenido Protegido !