Saltar al contenido

Comarca de La Litera

La litera es una tierra entrañable dónde se puede redescubrir experiencias nuevas en cada estación del año, en cada momento, y en cada lugar.

Los paisajes agrestes del “Congustro”, cerca de Alins, hasta la llanura del Vencillón. Desde el pantano de Santa Ana hasta los almendros, cereales de Calasanz y campos de olivos.
Ante nuestros ojos aparecen montes de mediana altura y masas calcáreas como la Sierra de las Chesas.

También nos encontramos con lugares de sinfonía pétrea como el barranco de Gabasa el congosto de Baldellou o la Pedreula. Ríos como el Noguera, el Ribagorzana, el Sosa y los canales de Aragón, Cataluña y Zaidín.

Municipio y capital en la comarca La Litera

Binéfar

 

También cuenta con los yacimientos de Olriols, La vispesa, Castellassos; ermitas como, La Mora La Ganza Vilet, La guardia o El Romeral. Tanto en esta población como en Calasanz las salinas de Peralta, Tamarite y San Esteban.

En lo que a vegetación se refiere la alta litera cuenta con un manto vegetal, el olivo de Peralta, la centenaria Sabina de Albelda, el olivo de Calasanz o la Sierra de San Quílez (pulmón verde de Binéfar), reductos naturales son precisos de conservar.

En la comarca de la litera hay gran variedad de rutas que atraviesan pueblos deshabitados, pequeñas aldeas, ermitas románicas, barrancos y riachuelos, zonas áridas y semidesérticas, y áridas a otras de regadíos, masas arbóreas de chopos, pinos, almendros, olivos, sabinas, encinas y robles, y desolados eriales, sierras, llanuras, vaguadas y montañas.

En ellas encontramos zonas de descanso como Camporrells, famoso por su celebré balneario; casas solariegas como la de Esteban; calles típicas como las de Baldellou; puertas blasonadas como las de Calasanz; castillos como el de Baells; refugios donde encontramos sosiego y tranquilidad como Gabasa o Alins; románico como en Nachá; la mezcla de patrimonio artístico y etnológico, y naturaleza en Albelda; poblaciones cargadas de historia conservada en sus construcciones; localidades prósperas donde se conjuga la tradición con la modernidad como en Binéfar; pueblos transformados por la riqueza agraria cómo Esplús y pueblos despoblados cómo Rocafort, Zurita, Alcaná y Pelegriñón.

Junto a estos, Alcampell, centro natural y corazón de la comarca; Peralta de la Sal, una de un santo universal; Castillonroy, punto de enlace y encuentro dónde se sello el histórico Pacto del Agua; Algayon, tierra privilegiada; La melusa, espacio abierto; Altorricon, puerta de Aragón, y Vencillón, dónde finaliza la litera.

Los habitantes de esta comarca tienen el privilegio de disfrutar de una riqueza patrimonial y cultural cómo se aprecia en muchas de sus manifestaciones, folklore, fiestas, tradiciones…

Los literanos, aunque no es de recibo generalizar se manifiestan como gente reservada pero extremadamente amable y servicial, le dan un gran valor a la amistad, operan por el bien común, son dinámicos y emprendedores y dotados de un profundo amor a su tierra.

error: Contenido Protegido !