Saltar al contenido

Sallent de Gállego

El tiempo en Sallent de Gállego

 
Sallent de Gállego es uno de los pueblos más bonitos del Pirineo aragonés, en la confluencia de los ríos gallego y Aguas Limpias, al pie de las murallas de la Peña Foratata con 2341 metros.

Sallent es la capital del Valle de Tena, asentada en la cabecera del valle a los pies de la enorme mole caliza de la Peña Foratata. El urbanismo se ha desarrollado impulsado por la demanda turística, pero todavía podemos observar interesantes ejemplos de arquitectura popular de alta montaña. La iglesia parroquial de la Asunción, declarada Monumento Histórico-Artístico, prezi de la población; es obra del siglo XVI con elementos de época anterior, como el Crismón de la puerta de acceso. En el interior destaca el retablo renacentista del altar mayor y dedicado a los misterios del rosario. Un puente medieval en el casco urbano, dividido el río Aguas Limpias, que atraviesa la villa para mezclar sus aguas con las del río gallego. En el centro del pueblo se sitúa el Mentidero de Sallent.

El ambiente no puede ser más pirenaico. Cuenta con una iglesia construida en el siglo XVI por Juan De Segura, arquitecto de las bóvedas de la catedral de Barbastro; el detalle da una idea de la riqueza en aquel tiempo de este pueblo. Mantiene una importante actividad ganadera, qué hace compatible con el turismo.
Una carretera se fuera por el valle del río Aguas Limpias, cuyo recorrido es absolutamente recomendable.

Hay que dejar el coche en el embalse de La Sarra desde dónde un camino muy bien marcado conduce hasta el Ibón de Respomuso con 2075 metros, y el refugio de Piedrafita. Se atraviesan bosques tupidos por los que se abre paso el río, a veces en cascada, y se alcanza el lago de montaña al pie de numerosas cumbres de más de tres mil metros.

La mejor vista de Sallent y su entorno se obtiene desde la cafetería intermedia de la estación de esquí de Formigal.
Se puede llegar tomando el telesilla de la zona de Sextas en Formigal, la primera zona que nos encontramos en la estación de esquí.
Formigal es una de las estaciones de esquí más veteranas del Pirineo y los esquiadores ten si nos han disfrutado siempre de una gran reputación.

En verano se aprovechan las instalaciones organizando estancias anti estrés, con sauna, masajes, gimnasio, excursiones y otras actividades similares. En la urbanización está la iglesia de Basarán, trasladada piedra a piedra a principios de los años 70, hasta este lugar desde la aldea serrablesa.

El valle se comunica finalmente con Francia a través del puerto de Portalé.

error: Contenido Protegido !