Saltar al contenido

Santa Cruz de la Serós

El tiempo en Santa Cruz de la Serós

 
Santa Cruz de la Serós se encuentra a unos 13 km de Jaca, siguiendo el valle de Berdún y el curso del río Aragón. Pequeño pueblo metido en la Sierra de San Juan de la Peña. Muchas de sus casas son un buen ejemplo de arquitectura popular. Abundan las chimeneas coronadas de espanta brujas, caras talladas en piedra cuyo fin era preservar el hogar y a sus habitantes de los malos espíritus.

Conserva dos templos románicos. Uno, nada más entrar en el pueblo, a mano derecha. Se trata de la pequeña iglesia de San Caprasio (último cuarto del siglo XVI), prototipo del románico catalán de tradición lombarda.

El otro, la Iglesia monacal de Santa María, con su torre, la más alta y bella del románico aragonés.
Las Hermanas de San Juan ocuparon un primer cenobio, agrandado posteriormente tras el regreso de doña Sancha, Ramiro I. Doña Sancha, tenente y gobernadora de algunos distritos aragoneses, participo activamente en la política de su hermano, el rey Sancho Ramírez.

La planta de la iglesia benedictina introduce un ábside al frente de una nave rectangular, dividida en tres tramos, y dos capillas que semejan los brazos de un crucero. La del lado de la Epístola constituye la planta interior de la torre-campanario.
La portada es sobria y robusta. Los capiteles, de diversa calidad, fueron realizados por maestros diferentes. El tímpano muestra un Crismón entre dos leones.

En el interior, muy sencillo, una cornisa de billetes marca el arranque de la bóveda de cañón. En el muro norte de la nave se abre la entrada a la cámara octogonal, usada como habitación principal por la pequeña comunidad de benedictinas. Hay varios capiteles, ellos obra del maestro del sarcófago de doña Sancha, en el convento de las Benedictinas de Jaca, que representa la Anunciación.

Desde aquí se accede a la torre, rematada por un prisma octogonal con tejado en pirámide, igual a la cúpula de la iglesia del Castillo de Loarre. La situación de las ventanas, muy altas, confirma el carácter defensivo del edificio.
Las obras de mejora alrededor de la Iglesia han servido para resaltar el valor arquitectónico del conjunto y evitar el aparcamiento incontrolado de vehículos junto al monumento.

Una carretera remonta la sierra desde el pueblo. Se atraviesan barrancos y torrentes que, según la época del año dan lugar a vistosas cascadas. Bajo una gran bóveda natural del monte Pano se cobija el más hermoso monasterio románico de Aragón. El Monasterio de San Juan de la Peña.

error: Contenido Protegido !