Saltar al contenido

Valle del Cinca Alto

El río Cinca es sin duda el más importante del Altoaragón. En su curso alto corretea por tierras del Sobrarbe.

Desde el valle de Pineta hasta Aínsa discurre entre pueblos pintorescos y paisajes de gran belleza, conjugándose la perfección arte y naturaleza. En este recorrido el río recibe diversos afluentes como el Cinqueta o el Bellós, que a su vez conforman conocidos y turísticos valles. Tierras que un poco más arriba marca en frontera administrativa con Francia, aunque puede decirse que las excelentes relaciones entre las gentes de uno y otro no han tenido ningún tipo de lindes.

Gentes trabajadoras y nobles en el trato, a quiénes gusta conversar. Gracias a ello andanzas de algunos personajes populares de la zona se transmitieron hasta nuestros días. Es el caso de mosén Bruno Fierro, el cura de Saravillo; el navatero Felipon de Laspuña o Exuperio de Puértolas. También nos han transmitido su lengua tradiciones fiestas o su gastronomía.

Localidades, pueblos, municipios, valles… de esta comarca del alto valle del Cinca como:

  • Aínsa
  • El Pueyo de Araguás
  • Labuerda
  • San Vicente de Labuerda
  • Valle de buerba
  • Valle de Fanlo
  • Valle de Puértolas
  • Laspuña
  • Tella
  • Badaín
  • Lago de la Basa de la Mora
  • Sin
  • Plan
  • San Juan de Plan
  • Gistaín
  • Bielsa
  • Valle de Pineta
  • Valle de Chisagüés
  • Lago de Urdiceto
  • Túnel Bielsa Aragnouet
  • Fiestas de gran riqueza etnológica

En esta comarca del Alto Valle del Cinca se conservan algunas de las fiestas de más hondo arraigo en el Alto Aragón. Aún perviven ancestrales celebraciones como los carnavales de Bielsa o del valle de Gistau, o la carrera de la Falleta de San Juan de Plan. Otras se han recuperado en los últimos años, como la morisma de Aínsa o Fiesta del Requesón de Gistaín, aunque con distinta suerte. También fueron creadas la fiesta de los solteros de plan y el descenso de navatas de Laspuña.

El carnaval de Bielsa es el de mayor riqueza etnológica de Aragón. En el encontramos los trangas, que se visten con faldas y se cubren la espalda y la cabeza con la piel de un buco de grandes cuernos. Su cara está mascarada y detrás de la cintura llevan grandes esquilas que suenan al andar. Portal largos palos, otra trangas, de ahí su nombre, con el que golpean el suelo. Junto a ellos las Madamas, el Amontato, el Caballet, la Garreta o el Onso.

En la morisma de Aínsa intervienen más de 300 actores, siendo el espectáculo presenciado por numeroso público, que se agolpa en el incomparable marco de su Plaza Mayor. Dentro del núcleo central de la obra están los diálogos y preparativos para la lucha entre moros y cristianos, la propia batalla y el triunfo final del Conde García Giménez.

error: Contenido Protegido !