Saltar al contenido

Valle de Ansó

El valle de Ansó pertenece a la comarca de la Jacetania. Junto con el valle de Hecho y en lateral de Aragüés del puerto forman todo un mundo de historia y tradiciones muy condicionadas por la actividad ganadera de sus habitantes.

El turismo el turismo surgió para ellos no hace muchos años. La distancia geográfica es algo que ha marcado a las gentes de estos valles ya que antiguamente los mantenía bastante aislados. El turista no se va a encontrar con grandes montañas ni con los picos más altos del Pirineo, pero si encontrara bosques verdes y montes de gran belleza y muy conocidos por los aficionados al senderismo y a los paseos por el monte. Los pueblos que nos encontramos por estos montes tienen un aspecto bastante uniforme.

En esta zona, dicho por expertos, se conserva la más genuina arquitectura popular de Huesca. Cómo en gran parte del Pirineo aragonés, los edificios y casas no están aislados, si no agrupados en pequeños pueblos entre laderas. Excepto las bordas para el ganado que están repartidas por el monte y algunas de ellas habitadas por gente del Valle.

Hago que ha condicionado la construcción es el clima y los materiales que aquí ofrece la naturaleza.
Lo más utilizado en construcción es la madera y la piedra: La madera utilizada para tabiques y estructuras. Los tejados a dos aguas y muy inclinados para cuando llega el invierno y las nevadas.

El habla aragonesa se conserva en estos pueblos siendo más homogénea y en Ansó aún se conserva el ansotano, qué es una de las variantes de las pocas qué conservan antiguos textos escritos. Algunos de ellos se han datado en el siglo XIX.

El río Veral atraviesa el valle de Ansó donde sus márgenes nos ofrecen bonitos prados y bosques.
La despoblación del Valle ha sido notoria al igual que pasa en muchos pueblos de Aragón y España.
En lo que a fauna se refiere en este valle han aparecido osos pirenaicos que llevan a cabo su vida entre dos tierras, la vertiente española y la vertiente francesa.

A día de hoy su existencia es prácticamente nula, pero su legado es parte de la tradición de este valle pirenaico.
El Valle también tiene relación con los vascones. Esta influencia quedó grabada y tuvo influencia en la consolidación del dialecto.
Al otro lado de la vertiente, en la zona francesa de los Pirineos, se encuentran los vecinos de las aspe con los que no ha habido ningún impedimento para tener una relación en la que comparten los prados del monte Estanés.

El ansotano se caracteriza por tener un carácter con extraordinario apego a las tradiciones, cómo se puede apreciar en su forma de hablar, la fabla, y en la vestimenta de sus gentes. Estas son sus dos señas de identidad.

En el valle de Ansó nos encontramos con refugios como:

  • El refugio de Linza
  • Sabucar
  • Tacheras
error: Contenido Protegido !