Saltar al contenido

Valle de Benasque

El valle de Benasque es una de las zonas más agrestes del Altoaragón. En él se levantan los principales picos de la cordillera, cómo son el Aneto, el Posets y la Maladeta; y los más extensos glaciares. Por ello en él se ubica parcialmente el Parque Natural de Posets y Maladeta que con 33267 tareas fue declarado en 1994 espacio protegido para salvaguardar los valores naturales que atesora.

La capitalidad radica en la localidad de Benasque, aunque Castejón de Sos también ofrece servicios comarcales. El turismo tanto de invierno como de verano es su principal fuente de ingresos, sin olvidarnos de la ganadería.

El rio Ésera en su naciente recorrido vértebra este valle que conserva una cultura propia, cómo se refleja en su lengua, el patués. Sus habitantes no anclados en el pasado, espera en el desarrollo de sus vías de comunicación y de manera especial la realización del túnel internacional carretera Benasque-Luchón.
Los pueblos, ermitas, monasterios, aldeas, conjuntos urbanos, santuarios, baños, embalses, etc, que

conforman este valle son:

  • Congosto de Ventamillo
  • Ermita de Nuestra Señora de Gracia
  • Castejón de Sos
  • Monasterio de los Santos Justo y Pastor
  • Gabás
  • San Martín de veri
  • Coll de fadas
  • Chia
  • Villanova
  • Sos
  • El solano
  • Santuario de Guayente
  • Eriste
  • Benasque
  • Anciles
  • Cerler
  • Plano del Ampriu
  • Plan de Senarta
  • Baños de Benasque
  • Hospital de Benasque
  • Viejas leyendas

Leyendas en el valle de Benasque

En el Valle de Benasque aún se conservan viejas leyendas. Cuando el pueblo de Sos, lugar de Sesué, perteneció a los moros, que vivían en la cueva denominada de la costa dels falls, cerca de la actual población, raptaron en una ocasión a una doncella cristiana y se la llevaron a la cueva. Allí la ataron con una cadena de hierro, dejándola salir y alejarse lo que daba la cadena, al igual que si fuese un perro encadenado. Por fin, un joven cristiano con mucha fuerza rompió la cadena y ambos huyeron.

En Rins, próximo al Coll de fadas, se conserva una torre construida por los moros, los cuales vivían en las denominadas rocas de Arca Moros.

En otra leyenda parece el mismo diablo. El barón de Artal y de Puymora en el siglo XIII, fue de caza y al prepararse para disparar a un jabalí, este le respondió con voz humana, ante la estupefacción del Barón, que no lo hiciera y quedaría premiado. Era el mismo diablo que como recompensa le dejo un gran tizón de oro y le confirmo que su hijo, del que llevaba tiempo sin saber Noticias, no había muerto en la guerra.

En agradecimiento construyó una ermita dedicada a la Virgen, que se denominó ermita del diablo, pues cada año se oficiaba una misa para que el diablo fuese bueno

error: Contenido Protegido !