Saltar al contenido

Valle del Ésera

El curso medio y bajo del río Ésera conforma un territorio salpicado de pequeñas poblaciones, a excepción de la cabecera, Graus.

Tras atravesar el Congosto de Ventamillo y hasta introducirse en el de Ólvena sus aguas limpias discurren por el valle que cada vez se va ensanchando hasta convertirse en llanura, rodeada de pequeñas elevaciones que componen paisajes con tonalidades ocres y verdes, junto a pueblos de casas de piedra alrededor de su primitiva Iglesia. A nuestro paso aparecen montes emblemáticos como el Cotiella, monasterios como el de Tabernas, santuario es como el de la Peña, puentes medievales como el de Perarrúa, o ermitas románicas cómo San Román de Castro junto a poblaciones como Graus o campo.

Embalses, poblaciones, ermitas, pueblos, puentes, templos, sierras, macizos, etc que conforman este valle:

  • San Román de Castro y Labitolosa
  • Juseu
  • Aguinaliu
  • Embalse de Barasona
  • Secastilla
  • Graus
  • Panillo
  • Ermita de San Antón de pano
  • Ermita de San Martín de caballera
  • Castillo de Fantova
  • Ermita de Nuestra Señora de los baños
  • Perarrua
  • Besians
  • Campo
  • Valle de Bardají
  • Valle de Senz y viu
  • Iglesia de Abi
  • Secuoya de Seira
  • San Pedro de Tavernes
  • Circo de armeña

Los amantes de Graus

En la piedra del antiguo palacio de Rodrigo de Mur, señor de Lapenilla aparece grabada la inscripción: Rodrigo ama a Marica. Es el único recuerdo que permanece de la leyenda de los Amantes de Graus. No se sabe lo que realmente sucedió, puesto que circulan varias versiones sobre la celebré frase, ninguna con visos históricos.

La leyenda dice que el padre quería cazar a su hijo con una rica heredera de Graus, pero este estaba enamorado de María o Marica. Parece ser que el padre y el hijo tendrían sus roces por estos amoríos, pero que finalmente se fijo la boda según las pretensiones de su padre, y ante el asombro de los invitados y el rubor de la novia, Rodrigo enseño el zócalo de piedra que había mandado grabar para que no quedaran dudas de sus amores. Al final la boda entre Rodrigo y Marica se produjo y la historia de los amantes terminaría felizmente.

error: Contenido Protegido !